Alfonso VIII el de las Navas

De WikiRioja

Alfonso VIII es uno de los grandes reyes españoles. Heredó el trono, por muerte de su padre, cuando solamente tenía tres años, en 1158. Su reinado efectivo lo comenzó en 1169 y duró hasta su muerte ocurrida en 1214: en total, cuarenta y cinco años de gobierno fecundo.

La Rioja fue la cuna de este gran rey español, por lo que siempre tuvo una predilección especial a esta tierra. Concretamente, nació en Nájera en 1155, muriendo del parto su madre doña Blanca de Navarra, a los 22 años de edad. Fue enterrada en Santa María la Real, donde se conserva el sarcófago románico, joya del arte riojano. Allí se representa en piedra el nacimiento del hijo, la muerte de la madre y el llanto del rey viudo. Todo un poema y un testimonio de la mejor historia de La Rioja.

Tomó Cuenca en 1177, firmando poco después el tratado de Cazorla, en el que quedaban prefigurados los que serán, a partir del siglo XIII, los dos grandes reinos peninsulares de Castilla-León y Aragón-Cataluña. Aunque Alfonso VIII perdió la batalla de Alarcos contra los almohades, en 1195, por imprudencia y por la desunión de los reyes cristianos peninsulares, la derrota va a quedar superada con creces con la victoria de las Navas de Tolosa, la gran obra de su reinado. Este triunfo contra la morisma fue fruto de una larga negociación de Alfonso VIII, impulsado por el anciano Pontífice de Roma, Celestino III. Precisamente, La Rioja fue testigo de dos singulares actos de pacificación entre los príncipes cristianos: uno el llamado Mojón de los Tres Reyes, jurisdicción de Cervera del Río Alhama, donde se juntaron a comer en una mesa, sin pisar terreno del otro, los reyes de Castilla, Navarra y Aragón, en febrero del año 1196; y el segundo en Alfaro, en el año 1208, donde se juntaron los tres reyes anteriores, más el de León, a los que predicó la concordia san Juan de Mata desde el púlpito viejo de la colegiata de San Miguel. Fruto de esta política de unión entre los reyes cristianos fue la decisiva victoria de las Navas de Tolosa, capitaneada por Alfonso VIII, el 16 de julio de 1212, en la que quedó ya prácticamente decidida la Reconquista española.

Tan notable como su acción militar fue su gestión política y cultural. Impulsó la vida municipal, repoblando ciudades y dando notables fueros, protegió la vida monástica, fundó en Burgos el monasterio de las Huelgas, en 1180, y en Palencia la primera Universidad, en 1209, llamada entonces Estudio General de España.

 
Herramientas personales