Calle Portales

De WikiRioja

Calle Portales
  • Calle Portales

La mayor parte de sus características edificaciones con soportales se remontan al último cuarto del siglo XIX.

Entre los años 1875 y 1880 el Ayuntamiento encargó al arquitecto Francisco de Luis y Tomás que efectuara diversos planos de alineación para regular las edificaciones existentes en la entonces “Calle del Mercado”.

“calle Portales” hallábase formada por una serie de edificios que mantenían una línea bastante irregular, construidos bien en el siglo XIX, bien en el XVIII o anteriores con pilares cilíndricos o rectangulares achaflados que no seguían la misma pauta. De esta manera existían profundas diferencias en lo que respecta a la separación de unos a otros.

De estos antiguos pilares todavía conservamos algunos, como los existentes a la entrada de la calle Travesía de San Juan, frente a la portada de “Nuestra Señora de la Asunción”, de la catedral de “La Redonda”.

Para los logroñeses de todos los tiempos, esta arteria del Casco Antiguo de la ciudad fue sucesivamente conocida con las denominaciones de “Rúa de las Tiendas”, “Calle de la Herventia”, “De la Constitución” (del año 1812, con la propia visita en 1820 del General Riego), “De la Paz” (con excepcional presencia del General Espartero el día 23 de septiembre de 1839, después de haber firmado el famoso “Abrazo de Vergara” con Moroto, que ponía fin a la primera Guerra Civil Carlista), “Del Mercado”, “De la República” (con el paseo por esta arteria del presidente de la Segunda República, don Niceto Alcalá Zamora, el día 17 de septiembre de 1932, “Del General Mola” (que estuvo de guarnición en Logroño cuando ostentaba el grado de capitán) y, finalmente el actual de “Portales”, según acuerdo del Ayuntamiento, que presidía el alcalde don Miguel Ángel Marín el día 4 de octubre de 1979.

En esta arteria llegaron a celebrarse tanto las famosas ferias de productos y ganado como los festejos propios de las fiestas de San Bernabé y de aquellas otras en las que Logroño tenía instituído su “Voto”, especialmente de tipo taurino. Por su calle se corrían los toros, al igual que los famosos torneos de cañas y lanzas.

Entre las numerosas instituciones que esta calle albergó sobresale muy especialmente la Casa-Ayuntamiento, distinto edificio que la “Casa de los Chapiteles”, que desempeñó esta función, y la “Casa del Portalón”, Ayuntamiento de nuestra capital por espacio de más de trescientos años que por su total estado de ruina fue derribada en 1915, después de haber prestado servicios a Logroño como enseñanza, Justicia y residencia oficial del Municipio.

La recordada casa se ubicaba junto a la entrada actual de la calle Juan Lobo y parte del edificio colindante, su denominación característica de “El Portalón” hacía referencia a su gran portal. Además se construyó un pasadizo público que enlazaba las calles del “Mercado” y “ Caballerías” cuya apertura se realizó en 1786, según acuerdo del Ayuntamiento de 13 de junio de ese mismo año.

La histórica edificación se mantuvo hasta 1915, año en que la Corporación Municipal llegó a un acuerdo con un propietario de la zona, concretamente don Nicolás Gutiérrez, en virtud del cual, y con el fin de conservar el paso público citado entre ambas arterias, fue cedido a permuta como sobrante de la vía pública. El solar fue entregado al señor Gutiérrez, si bien con la obligación de dejar “una calle de ocho metros de anchura” perpendicular a la calle “Del Mercado”, de este modo surgió la actual entrada a la arteria Juan Lobo.

En “Portales” se ubicaron las principales sedes de todas las instituciones, hecho que la convirtió en el principal eje de la vida social, comercial e industrial de la capital. Así mismo, el carácter emblemático de esta calle y de sus “soportales” la consagraron como zona típica de paseo, especialmente en los meses del crudo invierno, hasta el punto de ser conocida en más de una ocasión con el sobrenombre de “El invernadero” para diferenciarla del “Paseo de Verano”, en El Espolón.

Finalmente, cabe mencionar que por la situación tan privilegiada de “Portales”, en ella tuvieron cabida los establecimientos de asueto más importantes de la capital. Nos queda en el recuerdo la denominación del “Café de los Leones”, desaparecido en 1973 y sobre cuyo solar se edificó otra construcción caracterizada por un pasaje comercial que enlaza “ Portales” con “ Hermanos Moroy” y cuyo nombre es el de “ Pasaje de los Leones” con la presencia decorativa de cuatro leones.

Calle peatonal que ha sido originalmente reurbanizada, así como las plazas Amós Salvador, Mercado y San Agustín. Bancos de hierro fundido, jardineras, papeleras, fuentes, numerosos puntos de luz, sugestiva pavimentación y reforma completa de su infraestructura determinan para esta emblemática arteria de Logroño su recuperación definitiva.

Portales ha sido testigo de toda clase de manifestaciones tanto políticas como sociales, religiosas, laborales y de otras diversas índoles. Actualmente vuelven a “correrse los toros” en las ferias y fiestas de San Mateo y de la Vendimia. Sus históricas esencias figuran en multitud de reportajes fotográficos y filmaciones. En este sentido sobresale la película Calle Mayor, dirigida en el año 1956 por Juan Antonio Bardem. Fue protagonizada por Betsy Blair y José Suárez en sus principales papeles y proyectada en calidad de estreno el día 30 de noviembre de 1956 en el desaparecido cine “Avenida” de nuestra capital.


Véase también

 
Herramientas personales