Iglesia Catedral de Santa María de la Redonda

De WikiRioja

(Redirigido desde La Redonda)
Iglesia Catedral de Santa María de la Redonda

El día 15 de agosto de 1959 la hasta entonces Iglesia Colegial de “Santa María de la Redonda”, por especial concesión del Papa Juan XXIII, recibió el título de Concatedral.

La Redonda” debe su nombre a una antigua iglesia románica levantada sobre el mismo sitio que la actual en la Calle Portales de Logroño, de forma poligonal, y que aproximadamente debió de ocupar un espacio equivalente a la mitad del templo de nuestros días.

Tres épocas configuran “Santa María de la Redonda”: De construcción, siglo XV; de ampliación por su cabecera, siglo XVII, y por sus pies, siglo XVIII.

El cuerpo central es de estilo gótico y consta de tres naves de igual altura divididas en cinco tramos y separadas por pilares cilíndricos, con sus bóvedas estrelladas y el ábside central.

El cuerpo principal del templo, obra del siglo XV, conforma las Capillas de “Nuestra Señora de la Paz”, con el sepulcro de los Ponce de León, de 1541; “De la Cruz”, con retablo del XVI: “Del Pilar y de los Desamparados”, con la Virgen de los Ajusticiados, gótica: “De la Visitación, retablo renacentista; el Altar Mayor con gran retablo de banco, cuerpo y ático, en tres calles, con columnas salomónicas pareadas de uvas y pilastras, de finales del siglo XVII, con tabla central del XV e imagen de la titular sedente, hispanoflamenca del XV-XVI: Púlpitos, año 1540; Altar flamenco “De los Remedios”, de 1544; “De San Pedro”; arcas del XVI, con las reliquias de San Félix, San Prudencio y San Funes; “De San Ildefonso”; Altar de la Patrona de la Diócesis, Nuestra Señora de la Virgen de Valvanera, de obra moderna en plata y marfil; “De San Blas”; del siglo XVI, y Coro, con magnífica sillería tallada en nogal, de veinticuatro asientos altos y veintidós bajos, de mediados del siglo XVI, cerrado por gran reja de hierro, del XVIII.

En el siglo XVII, el templo fue objeto de una gran ampliación por su cabecera, en la que destaca en la misma el sepulcro del Obispo Pedro González del Castillo, de 1627; la capilla del Santo Cristo, de 1625, la Sacristía; el mausoleo donde descansan los restos del General Espartero y esposa, doña Jacinta Martínez de Sicilia, obra de Juan Samsó de 1888; pila bautismal en copa, de 1587, y extraordinario cuadro de Cristo Crucificado, obra de Miguel Ángel Buonarotti..

Del siglo XVIII son la “Portada de los Ángeles” y las torres denominadas San Pedro y San Pablo, comúnmente conocidas por “las gemelas”, aunque no lo son, pues es creencia que la que mira a la calle Caballerías mide 56 metros y la ubicada frente a Portales alcanza 58,15 metros de altitud. Ambas fueron construidas con planos del arquitecto Juan Bautista de Arbaiza y terminadas al fallecimiento de éste por Martín de Beratúa.

Extraordinario sepulcro, de finales del XVII, con la imagen de Cristo Yacente articulado, barroca, protagonista principal de la procesión de Viernes Santo, junto con la imagen de la Dolorosa y otros diversos “pasos” de gran valor artístico que se conservan en las iglesias de la ciudad.

La “voz” de las torres se deja oír a través de numerosas campanas, entre las que destaca la conocida con el nombre de “María”. En la fachada Sur, “reloj de las tres esferas”, que marcó sus primeras horas el día 27 de agosto de 1786.

También destacan las portadas barrocas, de 1700, dedicada, la de orientación Norte a “San Martín”, y la Sur a “Nuestra Señora de la Asunción”.

 
Herramientas personales