Puente de Piedra

De WikiRioja

Puente de Piedra de Logroño

Río Ebro a su paso por el Puente de Piedra
Puente de Piedra en Logroño
Puente de Piedra iluminado

En la sesión correspondiente al día 14 de junio de 1884, el Ayuntamiento de Logroño, presidido por el alcalde don Miguel Salvador, a quien acompañaban los concejales Díez, Infante, Ruiz, Herrero, Gómez, Loscertales, Cejudo, Álvarez y Pancorbo, dejaron constancia de la inauguración del “Puente de Piedra” en la siguiente forma: “El señor ingeniero jefe de Obras Públicas de esta provincia, don Cesáreo Moroy, participa que desde las primeras horas del día 11 del mes actual quedó abierto al tránsito público el Puente de Piedra sobre el río Ebro. El Ayuntamiento se enteró con verdadera satisfacción del mencionado oficio, acordando dar gracias expresas al señor Moroy por la deferencia guardada a la representación popular, y al propio tiempo fueron aprobadas las medidas provisionales que había adoptado el señor alcalde para el servicio de la recaudación de consumos en aquel punto, que ni por un momento podría quedar desatendido”.

Como ha quedado indicado, el “Puente de Piedra” fue inaugurado el día 11 de junio de 1884, coincidiendo con la festividad de San Bernabé, y fue construido con arreglo al proyecto del ingeniero Fermín Manso de Zúñiga; la longitud del Puente es de 198 metros y su presupuesto se elevó a la cantidad de 250.000 pesetas.

Sus siete arcos vinieron a sustituir a los doce del antiguo Puente. Su rasante, más elevada, e igualmente sus pilares, cilíndricos, más resistentes y más separados, permitían el paso de mayor cantidad de agua.

En 1917 fue modernizado, mediante la edificación de andenes de hormigón armado que ofrecían mayor amplitud al tráfico rodado. La denominación del Puente es la de “San Juan de Ortega”, en recuerdo a la capilla que existía hasta finales del siglo XVIII en la orilla izquierda del Ebro, y cuyo nombre del término en que se hallaba enclavada era el de “San Juan del Campillo”.

A San Juan de Ortega se tenía considerado, según la tradición, como el constructor del legendario primer Puente de Piedra. La capilla subsistió como tal hasta que fue destruida por una gran crecida del Ebro, acaecida en los días, 19, 20 y 21 de junio de 1775. Recuperada la imagen pocos días más tarde en la dehesa de Varea y depositada en la iglesia de las RR.MM. Carmelitas, despareció en el siglo XIX, sin lugar a dudas por las tremendas vicisitudes que sufrieron todas las Comunidades y edificios de carácter religioso.

 
Herramientas personales