17 detenidos en una macrorredada en La Rioja

guardia civil redada la rioja

La Policía Nacional y la Guardia Civil de La Rioja, en una operación conjunta denominada "Sanlúcar/Luxur", han desarticulado la organización criminal que distribuía más de 10.800 dosis de cocaína al mes en esta comunidad autónoma, con un volumen de negocio estimado en 227.000 euros, principalmente en bares nocturnos de Logroño y localidades vecinas como Fuenmayor.

La operación, que se inició a principios de enero de este año, fue llevada a cabo por agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (E.D.O.A.) de la Guardia Civil de La Rioja y del Grupo I de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional de Logroño.

Se trata de una de las operaciones más importantes contra el narcotráfico en La Rioja en lo que va de año, que ha dado como resultado la desarticulación de una red criminal especializada en el tráfico de cocaína, el cultivo de marihuana y el posterior blanqueo de fondos procedentes de estas actividades ilícitas.

17 detenidos en una macrorredada en La Rioja
Índice
  1. Redada en La Rioja acaba con 17 detenidos
    1. Operación  de la redada
    2. Organización criminal organizada
    3. Investigación de los activos
    4. Inicio de la investigación
    5. Otras unidades

Redada en La Rioja acaba con 17 detenidos

En total se ha detenido a 17 personas -14 hombres y 3 mujeres- de entre 23 y 48 años y de nacionalidades española, rusa, argentina, brasileña y marroquí, presuntamente responsables en distinto grado de los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas, blanqueo de capitales, estafa, simulación de delitos y falsificación de documentos.

Sus miembros tomaban fuertes precauciones de seguridad en su vida cotidiana mediante la contravigilancia cuando viajaban, el uso de lanzaderas y cámaras de vigilancia en las casas y locales que regentaban, lo que dificultaba el trabajo de los agentes y les obligaba a cambiar sus protocolos de actuación para evitar ser detectados.

Los líderes de la red -hombres de negocios- llevaban una vida lujosa con todo tipo de comodidades y la exhibición de vehículos y motos de alta gama, blanqueando el dinero que obtenían de la venta de drogas en sus hoteles, tiendas de ocio y concesionarios de coches.

La organización alquilaba naves industriales y chalets en Nalda (La Rioja), Oyón y Trespuentes (Álava) para cultivar marihuana en interior. De este modo, obtenía hasta cuatro cosechas de esta droga al año, que luego vendía en la provincia de La Rioja.

En cuanto a la cocaína, la organización se abastecía de narcotraficantes de León que traían todos los meses a La Rioja grandes cantidades de cocaína que falsificaban y distribuían en latas, principalmente en las discotecas de Logroño y Fuenmayor.

Operación  de la redada

La operación se desarrolló en dos fases entre el 28 y el 31 de julio y supuso un total de 20 robos en viviendas, naves industriales, pescaderías y locales nocturnos de La Rioja ( 8 Logroño, 2 en Lardero, 2 en Fuenmayor) y el resto Álava, Navarra, y León.

En estas operaciones se incautaron más de 150.000 euros en efectivo, vehículos y motocicletas de gran valor, motos acuáticas, documentos, cocaína, camas matrimoniales, marihuana, herramientas para preparar, envasar y pesar latas, y documentos para su examen.

La primera fase de la operación tuvo lugar el jueves 28 en la comunidad autónoma de La Rioja y en las provincias de Álava y León, donde se detuvo a miembros del primer y segundo nivel de la organización criminal.

En la segunda fase, que tuvo lugar en la madrugada del sábado al domingo, se detuvo a tres hombres de alto nivel. Se encargaban de la venta final de la droga a los consumidores finales en las zonas de ocio nocturno.

En el domicilio que compartían dos de los detenidos se incautaron casi 100.000 euros en efectivo, cocaína, material de envasado y pesaje y varias porciones de "Tusi" (cocaína rosa). Esta droga, asociada a la alta sociedad, a las fiestas de élite y a la prostitución de lujo, tiene un precio de mercado de unos 100 euros por gramo.

Su consumo, incluso en pequeñas cantidades, es muy peligroso para la salud, ya que puede tener efectos devastadores en el cuerpo y el cerebro: Los ataques de pánico, las crisis de ansiedad, la depresión, los trastornos emocionales y la despersonalización son las consecuencias más probables.

Organización criminal organizada

Esta organización criminal, estructurada y jerarquizada, estaba formada por diecisiete personas -catorce hombres y tres mujeres- con un claro reparto de funciones para el contrabando de cocaína y marihuana en la Comunidad Autónoma de La Rioja, para su posterior distribución en el ocio nocturno de Logroño y localidades cercanas, y para otro tipo de actividades comerciales.

Al frente de esta conspiración criminal se encontraban dos riojanos de nacionalidad española, muy conocidos en la vida nocturna de Logroño y que presumían de una vida de lujo y confort. Ambos tuvieron un papel destacado y contaron con colaboradores leales para la distribución de los medicamentos.

Otros dos españoles afincados en León se encargaban de introducir la droga en esta comunidad autónoma todas las semanas y entregarla a los citados cabecillas, que a su vez se encargaban de distribuir la droga a sus asociados para su venta final en diversos locales de ocio nocturno.

Investigación de los activos

Paralelamente a las investigaciones sobre el narcotráfico y la organización criminal, se llevó a cabo otra investigación patrimonial que reveló una gran cantidad de información que vinculaba a la organización criminal con el delito de blanqueo de capitales, como resultado de la cual se congelaron cuentas bancarias y bienes muebles e inmuebles por valor de 2.000.000 de euros.

En el marco de esta "macrooperación" se han realizado 20 registros en La Rioja, Navarra, Álava y León, en los que se han intervenido viviendas, naves industriales, lonjas y locales nocturnos.

En estos registros se han incautado 150.000 euros en efectivo que tenía la organización para sus gastos de funcionamiento, drogas y adulterantes, y vehículos y motocicletas de alto valor, principalmente Porsche, Audi, BMW, Mercedes-Benz y motos de agua.

Además, en el marco de esta operación, el Grupo Operativo EDOA-UDYCO congeló cuentas bancarias y bienes muebles e inmuebles por valor de 2.000.000 de euros.

También impidieron la inminente comercialización de 13,767 kilogramos de cogollos de marihuana envasados para su distribución, por un valor cercano a los 82.000 euros, y de 2.352 dosis de cocaína que podrían haberse elaborado con la droga y los adulterantes incautados, por un valor de 49.401 euros.

Inicio de la investigación

La operación "Sanlúcar/Luxur" se inició el pasado mes de enero a raíz de un intercambio de información entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, tras conocerse que ambos organismos estaban investigando a varios miembros de un grupo criminal asentado en Logroño y Fuenmayor que se encargaban de suministrar grandes cantidades de cocaína y marihuana a las zonas de ocio nocturno de la ciudad de Logroño y alrededores.

Con el paso de los meses se fueron conociendo los nombres y apellidos de todos los integrantes de esta organización, que estaba compuesta por ciudadanos de diferentes nacionalidades, estaba muy estructurada y jerarquizada, tenía una clara división de tareas y contaba con un falsificador de documentos.

Otras unidades

Además del equipo formado por EDOA-UDYCO, participaron en la fase operativa por parte de la Policía Nacional: agentes de las Unidades Operativas Especiales de Seguridad -GOES-, de la Unidad de Prevención y Respuesta -UPR-, de la Unidad de Adiestradores Caninos de Bilbao y Madrid, agentes de la Policía Foral, de Seguridad Ciudadana, de Información y de la Brigada de Extranjería y Fronteras del Alto Comisionado de La Rioja.

Por parte de la Guardia Civil: agentes del Grupo de Intervención Rápida -GAR-, de la Unidad Funcional de Patrulla -UFP-, de las Unidades Municipales de Seguridad, agentes del Servicio Cinológico con perros antidroga y antinarcóticos y el equipo Pegaso con drones.

Los detenidos y sus bienes fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 2 de Logroño, que decretó su libertad condicional, con la condición de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.

Subir