Sierras

Sierras de La Rioja

Las Sierras de La Rioja pertenecen en su totalidad al Sistema Ibérico, y todas sus cuencas hidrográficas vierten hacia la cuenca del Ebro por medio de ríos de corto recorrido, configurando un conjunto montañoso con valles paralelos que, desde el Oja hasta el Alhama, nacen de las altas cumbres ibéricas para dirigirse hacia su desembocadura en el río Ebro.

Índice
  1. Sierras riojanas
  2. Sierra San Lorenzo
  3. Sierra La Hez
  4. Sierra de Yerga
  5. Sierra de Urbión
  6. Sierra de Tres Tetas
  7. Sierra de Toloño
  8. Sierra de Peñalmonte
  9. Sierra de Moncalvillo
  10. Sierra de Los Agudos
  11. Sierra de la Hez
  12. Sierra de la Demanda
  13. Sierra de Cantabria
  14. Sierra Cebollera
  15. Montes Obarenes
  16. GR-93
  17. Altitud
  18. Litología
    1. Sierra de la Demanda
    2. Sierra de Urbión
    3. Sierra de la Cebollera
    4. Relieve en La Rioja Baja

Sierras riojanas

GR-93

El GR-93, de dirección general oeste-este, se ve obligado a atravesar perpendicularmente cada uno de estos valles, Oja, Najerilla, Iregua, Leza, Cidacos y Alhama , salvando diversos collados y pasos en sus interfluvios.

Altitud

De este conjunto montañoso, tres sierras superan los 2.000 metros: la Sierra de la Demanda con el San Lorenzo (2.262 mts.) como la cumbre más elevada de La Rioja, la Sierra de Urbión (2.228 mts.) y la Sierra de Cebollera (2.168 mts).

Hacia el este, la altitud de las cumbres disminuye hasta los 1.500-1.600 mts. en las cabeceras del Cidacos y del Alhama.

Litología

Frente a los materiales terciarios y cuaternarios de origen sedimentario continental (areniscas, arcillas, y, a veces, margas y yesos) del Valle del Ebro, las zonas montañosas de La Rioja disponen de una litología más variada, pudiendo distinguirse dos grandes ámbitos: la Sierra de la Demanda, con materiales de primario, y el resto con sustratos pertenecientes al Secundario.

Sierra de la Demanda

La Sierra de la Demanda está constituida por esquistos, flysch, conglomerados, dolomías y calizas dolomíticas de Cámbrico inferior, y muestra relieves de suave perfil en donde apenas destacan unas cumbres por encima de otras, y cuya red fluvial ha excavado profundos valles con laderas muy pronunciadas.

El resto del territorio montañoso se caracteriza por la homogeneidad de sus formas, con cumbres muy suaves y una sucesión de relieves en cuesta, siendo en las proximidades de los ejes de drenaje, de reciente encajonamiento, en donde se producen las pendientes más elevadas.

Sierra de Urbión

En la Sierra de Urbión, la diferencia entre la meseta Castellana y la depresión del Ebro origina un descenso brusco de su red fluvial hacia la vertiente riojana, y los materiales predominantes están constituidos por cuarzarenitas y conglomerados.

Sierra de la Cebollera

En las áreas más elevadas de las Sierras de la Demanda, Cebollera y Urbión, son frecuentes las formaciones ligadas al glaciarismo con la existencia de diversos circos y morrenas, o incluso pequeños lagos, como la Laguna de Urbión.

Relieve en La Rioja Baja

Hacia las cuencas del Leza, Cidacos y Alhama coexisten materiales silíceos, cuarzoarenitas y conglomerados, con materiales calizos, calizas, margas y areniscas, originándose en su contacto con el Valle del Ebro relieves muy agrestes, como las Peñas del Leza, Peñalmonte y Peña Isasa.

Subir