Cabreros a diente

Cabreros a diente: Se llamaba así a la gente humilde que conseguían tener su propio rebaño. Para ello pedían prestadas una serie de reses, en el momento de la entrega se les miraba el diente para saber su edad. Transcurridos los años estipulados el nuevo pastor tenía que entregar las reses al prestamista con la misma boca o diente que las recibió. De esta forma el primero se hacía con un rebaño y el segundo volvía a tener ganado joven. Igea.
:Riojanismos

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp

Deja una respuesta