¿Cuáles eran las funciones del templo?

Cuál era el propósito del templo de Jerusalén

El Templo de Nauvoo era diferente de otros edificios religiosos de su época. Algunas de sus funciones eran singulares para los Santos de los Últimos Días. El uso del edificio, aunque variado, era en su mayoría de profunda importancia religiosa. Sin embargo, a diferencia de otros templos construidos posteriormente por la Iglesia, el Templo de Nauvoo era realmente un edificio multiuso. Estos usos se debían en gran medida a la falta de capillas u otros edificios grandes en Nauvoo. El templo cumplía la función de edificio de oficinas de la Iglesia con muchas oficinas de las autoridades de la Iglesia ubicadas en el piso del ático. Se utilizaba como salón de actos para las reuniones sacramentales, otras reuniones importantes e incluso conferencias generales de la Iglesia. El edificio se utilizaba incluso para algunos fines recreativos. Pero se utilizaba principalmente para el propósito central de su construcción, la realización de las ordenanzas sagradas del templo.

La obra de las ordenanzas del templo que los Santos de los Últimos Días practican hoy en día en numerosos templos de todo el mundo tiene la mayor parte de su desarrollo y de su práctica inicial en relación con el Templo de Nauvoo. Esto se explica con más detalle en el capítulo 5, ya que se relaciona con el impacto del templo. La teología de la obra de ordenanzas del templo se centra en la creencia de que Dios ama a todos sus hijos por igual, sin importar dónde o cuándo hayan vivido en la tierra. Él invita a todos a venir a él y participar de su bondad. No hay ninguna diferencia en cuanto a la raza, las diferencias étnicas, el género, la situación económica o cualquier otra condición; todos son iguales para Dios (Hechos 10:34-35; 1 Ped. 4:6; 2 Ne. 26:33; Alma 26:37; Moro. 8:17). Esto implica que si Dios prescribe alguna condición de creencia, patrones de vida requeridos u ordenanzas, toda la humanidad debe tener la misma oportunidad de aceptar y vivir según estos requisitos divinos.

Qué es un templo en el cuerpo

Había un edificio que se levantaba en una colina de Jerusalén conocido como el Templo de Salomón. La narración bíblica dedica una parte importante a su construcción y a su desafortunada destrucción. ¿Por qué es tan importante este edificio para los autores bíblicos? ¿Qué tiene que ver un edificio antiguo con nosotros hoy?

Este edificio es un paso en el camino que preparó al pueblo de Dios para convertirse en el templo, su papel crucial en el plan de Dios para habitar con la humanidad. Si hoy te identificas como seguidor de Cristo, tu papel sigue siendo el mismo. Eres un edificio antiguo, el templo de Dios. Este puede ser un concepto extraño de entender. Observemos cómo se desarrolla el tema del templo a lo largo del relato bíblico. Alerta de spoiler: termina contigo, o mejor dicho, con todos vosotros.

El primer vistazo al lenguaje del templo se produce con los primeros portadores de imágenes en el jardín de Edén: Adán y Eva (Génesis 1:26-27). Las imágenes de los dioses solían adoptar la forma de ídolos colocados en los antiguos templos. El mensaje de Génesis 1-2 es claro: Dios creó a la humanidad para que habitara con él y llevara su imagen en el mundo. Durante un breve momento, no hubo necesidad de una estructura de templo. Toda la humanidad vivía en armonía entre sí, con la naturaleza y con Dios.

Para qué servían los templos en el antiguo Egipto

En los países orientales, los templos se encuentran en muchos lugares. En cuanto a los países occidentales, las iglesias están en todas partes. Tanto los templos como las iglesias tienen algunos objetivos comunes. Los propósitos son proporcionar a sus seguidores un lugar de reunión, el estudio de la teología y un lugar de culto. Sin embargo, los templos budistas tienen otras funciones.

Los templos budistas a veces proporcionan a los viajeros un lugar de descanso. Son como hoteles sencillos y convenientes para servir a los viajeros cansados. El templo también puede ser un lugar de reunión y unión de la comunidad. Puede promover la cercanía de la gente. Cuando estás frustrado, sintiendo obstáculos en tu carrera o en tu vida, si vas a rezar, a meditar al templo, es como ir a una gasolinera a llenar el depósito. El templo te proporcionará la energía necesaria para seguir adelante.

Desde la antigüedad, los templos suelen ser vitrinas de arte. Las estatuas de Buda, las pinturas y tallas en la pared y los propios edificios inspiran el espíritu de paz y armonía. Sumergirse en el templo, escuchar los tambores, las campanas, las oraciones y los cánticos puede limpiar el corazón, elevar el espíritu e iluminar el pensamiento. El templo tiene un gran poder para corregir y apoyar el nivel moral de la sociedad. Los templos son también centros de cultura y educación, ya que suelen albergar los tesoros de pergaminos y libros budistas. Los templos ofrecen a los eruditos la oportunidad de estudiar e investigar estos documentos antiguos, por lo que son un recurso educativo para muchos grandes eruditos chinos.

Funciones de los santuarios tradicionales africanos

Algunas ordenanzas y pactos del Evangelio son tan sagrados que Dios nos permite recibirlos sólo en lugares especiales llamados templos. Un templo es literalmente una casa del Señor, un lugar sagrado apartado del resto del mundo. En el templo se aprende más sobre el plan de salvación y cómo seguir el ejemplo perfecto de Cristo. Las mayores bendiciones de Dios están disponibles en Sus templos.

Las escrituras enseñan que Dios ha ordenado a Su pueblo adorar en los templos desde tiempos antiguos. Cuando el Señor restauró Su Iglesia a través del profeta José Smith, ordenó que se construyeran templos una vez más. Tener templos en la tierra es un testimonio del amor de Dios por nosotros. Todo en el templo testifica que Dios es nuestro Padre y que Jesucristo es Su Hijo y el Salvador del mundo.

Para los miembros de la Iglesia, un templo es el lugar de culto más sagrado de la tierra. Es único entre todos los demás lugares de culto. Está designado como el único lugar donde las familias pueden unirse para siempre y donde se realizan las ordenanzas más sagradas del Evangelio. También es un lugar donde se puede sentir más cerca del Padre Celestial y de Jesucristo, un lugar de paz y revelación, un lugar donde se fortalecen las relaciones familiares y un lugar para buscar dirección en relación con los desafíos de la vida.

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp