¿Qué es la democracia de los griegos?

Quién inventó la democracia

La evolución de la democracia tuvo sus raíces -e influyó- en todos los aspectos de la antigua cultura griega. Todos los ciudadanos varones podían participar en las elecciones, tomar parte en las decisiones cívicas importantes y debatir las cuestiones urgentes del momento. Esto significaba que la ciudadanía debía ser educada, estar conectada por una fuerte red social, ser capaz de entender y articular argumentos, utilizar la lógica y la retórica, y tener una comprensión básica de la aritmética.

Estos requisitos condujeron al crecimiento y la expansión de la educación para los niños, así como para algunas niñas, basada en la tríada de la formación intelectual, física y espiritual y musical. Los principios democráticos de inclusión y equidad impulsaron las innovaciones técnicas. Los cronómetros limitaban la duración de los discursos. Las máquinas de lotería ayudaban a seleccionar equitativamente a los representantes y a los jurados. Para los puestos que requerían conocimientos especializados, como los generales y los tesoreros, se desarrolló el voto secreto.

El legado de la antigua Grecia incluye los conceptos de gobierno constitucional, libertad de expresión, elecciones, juicio con jurado, discurso y debate cívico, control civil sobre el ejército y separación de religión y gobierno. Además, la curiosidad y la investigación intelectual llevaron a los griegos a sentar las bases de los campos científicos modernos de la medicina, la biología, la zoología, la física, la teoría atómica y las matemáticas, incluidas la geometría y la trigonometría.

Principios de la democracia

Una ley recientemente aprobada ha mejorado en cierta medida la transparencia de la financiación de los partidos políticos, pero el control ha resultado ineficaz. El nuevo gobierno parece estar mejorando los esfuerzos para supervisar los servicios y reforzar el estado de derecho en toda la administración. Los nombramientos judiciales se politizaron un poco bajo el gobierno de Syriza-ANEL.

El gobierno de Syriza-ANEL ejerció una influencia considerable sobre la información de la radiotelevisión pública, cuyo rendimiento mejoró tras la llegada del gobierno de Nueva Democracia. Aunque la estructura de la propiedad de los medios de comunicación es cada vez más oligopólica, sigue habiendo una gran variedad de opiniones.

Las mujeres son discriminadas en el trabajo. Los derechos civiles y las libertades políticas están, en general, bien protegidos, pero los refugiados y los inmigrantes varados en centros de detención han sufrido unas condiciones de vida muy deficientes. A medida que se han ido trasladando los campamentos por toda Grecia, las comunidades locales han reaccionado con hostilidad hacia los refugiados y los migrantes.

No hay discriminación en los procedimientos de inscripción ni se impide a los posibles candidatos o partidos participar en las elecciones. Las excepciones son los militares en activo, que no pueden presentarse a las elecciones. Los condenados a prisión son los únicos ciudadanos que pueden sufrir restricciones para votar: los presos que cumplen condenas indefinidas o de por vida están inhabilitados, de lo contrario la cuestión se deja a la discreción del tribunal que dicta la sentencia.

Definición de democracia

La democracia ateniense se desarrolló hacia el siglo VI a.C. en la ciudad-estado griega (conocida como polis) de Atenas, que comprendía la ciudad de Atenas y el territorio circundante del Ática. Aunque Atenas es la ciudad-estado democrática más famosa de la Grecia antigua, no fue la única ni la primera; muchas otras ciudades-estado adoptaron constituciones democráticas similares antes que Atenas[1][2] Ober (2015) sostiene que a finales del siglo IV a.C. hasta la mitad de las más de mil ciudades-estado griegas existentes podrían haber sido democracias[3].

Atenas practicaba un sistema político de legislación y proyectos de ley ejecutivos. La participación estaba abierta a los ciudadanos varones adultos (es decir, no a los residentes extranjeros, independientemente del número de generaciones de la familia que hubieran vivido en la ciudad, ni a los esclavos, ni a las mujeres), que “probablemente no eran más del 30% de la población adulta total”[4].

Solón (en el 594 a.C.), Cleístenes (en el 508-07 a.C.) y Efialtes (en el 462 a.C.) contribuyeron al desarrollo de la democracia ateniense. Cleístenes rompió el poder ilimitado de la nobleza organizando a los ciudadanos en diez grupos en función de su lugar de residencia y no de su riqueza[5] El líder democrático más duradero fue Pericles. Tras su muerte, la democracia ateniense fue interrumpida dos veces brevemente por revoluciones oligárquicas hacia el final de la Guerra del Peloponeso. Se modificó un poco después de su restablecimiento con Eucléides; los relatos más detallados del sistema se refieren a esta modificación del siglo IV, más que al sistema pericleano. La democracia fue suprimida por los macedonios en el 322 a.C. Las instituciones atenienses se recuperaron posteriormente, pero es discutible hasta qué punto se acercaban a una verdadera democracia.

La antigua democracia griega

Los antiguos griegos fueron los primeros en crear una democracia. La palabra “democracia” proviene de dos palabras griegas que significan pueblo (demos) y gobierno (kratos). La democracia es la idea de que los ciudadanos de un país deben tener un papel activo en el gobierno de su país y gestionarlo directamente o a través de representantes elegidos. Además, defiende la idea de que el pueblo puede sustituir a su gobierno mediante transferencias pacíficas de poder en lugar de una sublevación violenta o una revolución. Por tanto, una parte fundamental de la democracia es que el pueblo tenga voz.

La primera democracia conocida en el mundo fue la de Atenas. La democracia ateniense se desarrolló alrededor del siglo V a.C. La idea griega de la democracia era diferente de la democracia actual porque, en Atenas, todos los ciudadanos adultos debían participar activamente en el gobierno. Si no cumplían con su deber, eran multados y a veces marcados con pintura roja. La definición ateniense de “ciudadano” también era diferente a la de los ciudadanos actuales: sólo los hombres libres eran considerados ciudadanos en Atenas. Las mujeres, los niños y los esclavos no eran considerados ciudadanos y, por tanto, no podían votar.

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp