¿Qué es lo mejor de Edimburgo?

Edimburgo de noche

La capital escocesa es un centro de cultura y artes, y es especialmente conocida por sus festivales. Entre ellos destacan el Festival Internacional del Libro de Edimburgo, que acoge a más de 1.000 autores, hasta los resplandecientes mercados navideños y el Edinburgh Fringe, el mayor festival artístico del mundo.

A veces, Edimburgo puede parecer dos ciudades distintas, tan diferentes son los elegantes barrios georgianos del siglo XVIII, con sus señoriales terrazas, de las estrechas y sinuosas callejuelas, las empinadas escaleras y los pasadizos ocultos del casco antiguo.

Aunque muchas de las atracciones turísticas más populares se encuentran a lo largo de la Royal Mile, que sigue la cresta de la colina entre el castillo y el Palacio de Holyrood y Princes Street, no deje de explorar el otro lado de la colina, donde encontrará el pintoresco Grassmarket. Se trata de una de las plazas de mercado más importantes de Edimburgo desde la Edad Media, y suena a historia. En esta zona peatonal de tiendas y cafés, busque el White Hart Inn, donde Robbie Burns escribió poesía.

Joyas ocultas de Edimburgo

Rodeada de colinas y de un paisaje glorioso, Edimburgo es un sueño para los fotógrafos, así como para los exploradores y senderistas que buscan paseos idílicos lejos de cualquier ajetreo. Y a las afueras del centro de la ciudad, encontrará aún más joyas, desde los baños turcos y la costa de la ciudad hasta un impresionante parque de esculturas repleto de arte.

¿Por qué ir?  ¿Cuántas ciudades pueden presumir de tener un volcán extinguido? Pues Edimburgo es una de ellas. Arthur’s Seat es visible desde gran parte del centro, ya que se eleva sobre las amplias praderas de Holyrood Park. Si quiere visitarlo, póngase las botas de montaña o coja una bicicleta. Es un viaje (relativamente) fácil y en el punto más alto descubrirá unas vistas inigualables del horizonte de la ciudad. El Primero de Mayo es tradicional que las jóvenes se laven la cara con el rocío matutino de la colina para, supuestamente, embellecerla, aunque nosotros diríamos que es un comienzo de día bastante estimulante en cualquier momento del año, independientemente del sexo.

No se pierda:  Arthur’s Seat puede abordarse desde varias direcciones, la más fácil es la pendiente herbosa del lado este que sube desde Dunsapie Loch en Queen’s Drive.Leer másComprar entradaEinszwodrei2.  Paseo por The Meadows ¿Qué es?  Un espacio herboso y amplio para corredores, equipos deportivos y personas que toman el sol en el centro de la ciudad.

Entradas al castillo de Edimburgo

Royal Mile Una concurrida calle que alberga algunos de los mejores pubs y tiendas de recuerdos de la ciudad, la Royal Mile recibió su nombre después de que fuera utilizada por el rey para recorrer la calle adoquinada de una milla entre el Castillo de Edimburgo y el Palacio de Holyroodhouse. Déjese hipnotizar por los artistas callejeros mientras realizan sus actos, que pueden ir desde la ópera, las habilidades circenses, las artes visuales y mucho más. En las tiendas, algunas de ellas escondidas en los callejones, se pueden encontrar buenos precios para recuerdos interesantes como jerséis de cachemira y whisky escocés.

Palacio de Holyroodhouse Conozca cómo viven los miembros de la realeza en el Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de la reina durante sus visitas, y uno de los lugares turísticos más populares de Edimburgo. Observe las habitaciones bien conservadas del palacio, con sus grandes muebles, techos decorados, cuadros y tapices, mientras escucha la audioguía con sus auriculares. En el exterior del palacio se encuentran las ruinas de la abadía, rodeadas por el verdor del jardín y sus preciosas flores.

Castillo de Edimburgo

Después de vivir en Edimburgo durante 4 años, puedo decir con seguridad (sin lugar a dudas) que la ciudad es increíble. Es uno de esos lugares que tiene tantas cosas que hacer, tantos lugares que ver, una gran cantidad de historia, bares épicos y algunas cosas increíbles que hacer en Edimburgo. Es realmente un gran lugar para visitar, o para vivir.

Afortunadamente, los nervios eran infundados y casi inmediatamente me sentí como en casa. Además, a decir verdad, tuve poco tiempo para reflexionar con todas las cosas que hacer en Edimburgo. Lo juro, durante el primer mes viviendo en la ciudad casi salía todos los días a explorar nuevas partes…

Algo que me sorprendió totalmente fue que Arthur’s Seat forma en realidad la parte más grande del enorme volcán (extinto) que hubo en Edimburgo (las otras partes son Castle Rock y Calton Hill).

Alberga colecciones de muebles de la época; puedes ver porcelana, plata, arte y no te olvides de mirar por encima las lámparas de araña que te darán una idea de cómo vivían los acomodados residentes de Edimburgo.

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp