Iglesia de Santiago el Real

De WikiRioja

Vista aérea de Santiago el Real
Iglesia de Santiago

Iglesia de Santiago el Real

La primera iglesia dedicada al Apóstol parece remontarse a las primeras centurias cristianas. Junto con la Iglesia de San Blas, derruida en 1837, puede ser el templo más antiguo de Logroño. Fiel testimonio de su antiquísima cuna es la conservación en el templo de una cripta-capilla bajo el ábside, nota característica en la reconstrucción de iglesias antiguas que conservaron sus primitivas cámaras o criptas.

La “Batalla de Clavijo” marcó pauta para la construcción, en el mismo lugar, de un segundo templo o ampliación del anterior, de estilo románico, que desapareció por causa de un incendio.

Hacia comienzos del siglo XVI se alzó la iglesia testigo de nuestro tiempo de estilo Reyes Católicos que notablemente fue ampliada en la segunda mitad del XVII.

El templo, cuya construcción se atribuye a Juan de Corella, consta de una sola nave de cuatro tramos cubiertos con bóvedas de crucería estrellada, con capillas laterales entre los contrafuertes y ventanales apuntados.

La grandiosidad de esta nave, que mide 42.10 metros de longitud desde el paramento interior al ábside hasta el marco de entrada al coro; 15,40 metros de anchura entre arcos divisores de los tramos y 24,30 metros de altura desde las claves más altas de las bóvedas, se complementa con la belleza artística de su único retablo, construido a mediados del siglo XVII y que se caracteriza por su profusión en esculturas, relieves de escenas jacobeas y ornamentación.

Fue concluido y dorado hacia 1740, a expensas de Manuel de Samaniego y Jaca, bautizado en la Parroquia, Arzobispo de Tarragona y Burgos, y cuya tumba está situada en la parte central, vía sacra, cerca del presbiterio, en la que reza la siguiente inscripción: “Hic natus, Hic renatus, Hic consecratus, Hic pallio decoratus, Hic humatos, lllustrissimus D.D. Emmanuel D. Samaniego et Jaca, Arquiepiscopus Burcensis, antea Tarraconensis. Anno 1744”.

El lugar de honor del retablo es ocupado por la imagen del Santo titular de la Parroquia, presentado en hábito de peregrino con su bordón en la mano, en tamaño natural y de estilo gótico de la segunda mitad del XIV.

La reforma realizada en el templo en los años 1966-1967 situó en el indicado retablo la imagen de la “Virgen de la Esperanza”, sedente, gótica del XIV, pero sumamente restaurada, y que es la misma imagen a la que imploraban los logroñeses cuando se produjo el asedio de la ciudad, en 1521, por el ejército francés. La torre mide 40 metros y fue construida por Martín de Landerrain en la segunda mitad del XVI. Esta torre se caracterizaba por ostentar en su parte superior un extraordinario “chapitel” de forma octogonal, que medía casi veinte metros de altura.

A comienzos de nuestro siglo, por su estado de ruina, fue preciso desmantelarlo y, así, el día 3 de septiembre de 1902 se procedió a desmontar la ingente obra de 300 toneladas de peso.

Al abrir la bola de la veleta de la torre se encontró dentro de ella una caja de plomo y en su exterior la siguiente inscripción (en lengua latina): “En el año del Señor de 1778, siendo Papa Pío VI; rey de España, Carlos III, y obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada, don Juan Luelmo, por disposición del cabildo de esta iglesia de Santiago el Real, deteriorado con el curso del tiempo el antiguo chapitel de madera, se construyó esta obra de ladrillo, hecha con los fondos del mismo cabildo y con los escasos de la fábrica, colocando en esta caja de plomo las reliquias de los Santos que se extrajeron de la antigua bola. Fueron comisionados al efecto don Nicolás de la Mata y don Bernabé de Espinosa y arquitectos, Juan Antonio de Oteiza y Santos Balmaseda”.

En la portada existen dos inscripciones, junto a las respectivas imágenes de “Santiago Peregrino” y “Santiago Guerrero”, que textualmente dicen:

A) “El Emmo. Señor Cardenal Don José María Aguirre, Hijo insigne de esta Parroquia”.

B) “Se hizo a expensas de Don Juan Antonio Las Heras, Beneficiado de esta iglesia. Año 1737”

Esta portada fue realizada en la segunda mitad del siglo XVII por Juan Raon, y la hornacina que cobija a “Santiago Matamoros”, de escultor flamenco, está fechada en 1737.

Otros datos: Coro con sillería de veinticinco asientos altos y dieciocho bajos, barroco del XVII, con gran reja de hierro del mismo siglo. Órgano en caja rococó, del XVIII.

Sepulcros del maestro Estrella y esposa, yacentes, manierista del XVI. Gran relicario en templete, con estípites y salomónicas, barroco de la primera mitad del XVIII. En 1969, el escultor don Alejandro Rubio Dalmati diseñó y realizó el Sagrario, en línea barroca modernista.

En el presbiterio, inscripción en letras mayúsculas romanas con puerta de archivo en rejas con armas de Logroño:

“ESTE ES ELARCHIVBO DE STA MVINOBLE IMVI LEAL CIVDAD DE LOGROÑO”

 
Herramientas personales